CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA ¿O ESTAMOS YA AL OTRO LADO DEL ESPEJO?

Ignacio García-Arango y Avelino Acero en El Comercio

Recientemente Arcelor presentó su Informe de Sostenibilidad 2021. En él incluyó unos análisis, entre los que destaca el del impacto de los altos costes energéticos y laborales. Dentro de ellos advierte e insiste la multinacional que no se está garantizando ni la estabilidad, ni la seguridad, ni la certidumbre sobre su futuro y que tampoco está favoreciendo su competitividad o su capacidad de captación de inversión industrial. También ella reitera su exigencia de que los trabajadores acepten el acuerdo de reducción de personal en Asturias: todo ello para no suspender sus proyectos.

 

Ese tono de amenaza, similar a un palo pegado a la zanahoria, se repite frecuentemente desde que lanzaron hace ya un año (presentado en Gijón por el señor Mittal y don Pedro Sánchez) el Plan industrial de descarbonización de la multinacional siderúrgica ArcelorMittal, que, según dijeron, permitirá que Asturias y España lideren a nivel mundial esa descarbonización en la producción de acero. Y se ha reiterado en cada uno de los numerosos pasos, incluida la campaña sobre HyDeal; la más reciente el pasado mayo cuando el presidente Sánchez y el señor Mittal firmaron el último acuerdo.

 

Se avanza, se nos muestra la luz de la esperanza, pero periódicamente se nos hace sentir el frío del cañón en la nuca. Y eso es pésimo porque Asturias necesita esperanzas sólidamente cimentadas. Y también porque la incertidumbre torpedea la tranquilidad de ánimo necesaria para crear actividad competitiva. Que estará, entre otras cosas, en una industria transformadora endógena e innovadora de raíz autóctona y jamás (como la historia de los fracasos anteriores ya ha demostrado) en las materias primas (sean éstas el carbón, el acero o el hidrógeno) ni en los regalos que nos traigan los reyes Midas de turno. Por eso, a continuación, vamos a apuntar algo sobre Asturias y después a añadir unas frases sobre el entorno global.

 

En cuanto a nosotros, la historia del hidrógeno verde de Arcelor y de su (¿instrumento? ¿mago?) HyDeal podría ser la 'Crónica de una muerte anunciada'.

 

De lo hasta ahora conocido puede intuirse que la política es recabar ayudas por el máximo dinero posible, obtener un beneficio de la operación y producir acero verde con hidrógeno verde mientras sea rentable para los fabricantes. Los cuales utilizan para las operaciones más vidriosas a empresas pantalla, semidesconocidas, que, en su momento, si desapareciesen no comprometerían el prestigio de un gran protagonista del capitalismo mundial.

 

Cuando el negocio deje de ser rentable existe el peligro de que, como 'Popeye el Marino' hizo, se coja el dinero y se vayan, tanto los protagonistas; como los 'ángeles' fabricantes de joyas, con un currículo ignorado, que dan la cara por la multinacional.

 

Aparentemente da la impresión de que Arcelor está siguiendo este guión inexorablemente, por eso cuando haya extraído todo el beneficio posible de los fondos de los hidrógenos, los 'ceodoses', lo verde, de la presión sobre los empleados...sucederá lo indefectible:

 

Probablemente se irá a fabricar acero contaminante a un país de salarios y condiciones laborales de miseria para venderlo en una Europa, que se lo tolera al no erradicar el dumping. Mientras, como un buen viejo tigre indio, juega con nosotros como un gato con un ratoncillo y al final nos comerá. Mientras, se amenaza permanentemente con marchar para que las autoridades aporten al negocio mas ayudas, así como para que las mismas presionen a los trabajadores y así hacerlos producir con menos salarios y en peores condiciones laborales, las más cercanas posibles a las tristes que muchos humanos sufren en el tercer mundo. Además, constantemente se presiona a esas autoridades: más cuanto más se han puesto ellas en sus manos al hacer promesas con la fe del carbonero, fundadas en esperanzas vanas y guiadas por que el relumbrón de las fantasías atraiga votos, a corto plazo para uno mismo.

 

Su estrategia, que es buena si se acierta con el tono, es la misma, fundada en la ambición e ingenuidad humanas, que tanto dinero dio a algunos con el tocomocho y las estampitas. Requiere ejecutores firmes, precisos, osados y con verbo convincente: Arcelor lo hace muy bien. Es una gran empresa y su responsable en España un perfecto y disciplinado ejecutor de la organización. En realidad no es nada nuevo. Es la vieja estrategia colonial que, recuerdo a aquel presidente de USA y a Somoza, utiliza como colaboradores a seres autóctonos suyos.

 

Por eso algunos, humildes 'enemigos del Pueblo' preguntamos reiteradamente sobre la viabilidad técnica del asunto, así como sobre su rentabilidad económica y financiera. A nuestras concretas preguntas, jamas se nos ha respondido ni con una miserable palabra por parte ni de los promotores, ni de nuestras autoridades. Sobre el encaje de esta política industrial en una posible estrategia que nos lleve a una Asturias más rica y competitiva y. en consecuencia, más poblada, tampoco nuestras autoridades han hablado. Sobre cuál es y en que se fundamenta, la visión global de nuestros gobernantes para Asturias, hemos recibido el silencio por respuesta. Por ello lo preguntamos nuevamente: Si nadie responde habrá que empezar a valorar si nuestros líderes políticos son atemorizados campesinos, como los de las castas bajas de Bengala, paralizados por la mirada del tigre, o, lo que sería peor, vulgares sicarios, como el mencionado Somoza, que prestan su colaboración para entretener a los ciudadanos con fantasías y vivir de sus víctimas hasta que, súbita, les llegue la muerte.

 

Los ciudadanos deberíamos salir de la hipnosis. Y tener la valentía de los solitarios cazadores de tigres: ¡DESPIERTA ASTURIAS!

 

En cuanto el entorno global vamos a decir solo unas frases: La primera es que Europa y España tienen una (por decir algo) política de descarbonización, y en consecuencia de modos de energía, desastrosa, que diverge del resto del mundo. Estrategia que, a nivel mundial, no resuelve el problema de reducir las emisiones globales (eso solo es posible con el acuerdo de todos, o, alternativamente, imponiéndolo) y que nos perjudica económicamente. España, además, pretende ser la líder mundial de la descarbonización, pero sin capacidad para ello, por eso nuestro daño económico s mayor y nuestro ridículo mundial 'onomatopéyico'.

 

La segunda es que nuestra postura con respecto al acero es la misma por las mismas razones y con la añadida de (derivado a los intereses comerciales contradictorios en otros sectores) que no se impone al acero que viene en dumping los aranceles e impuestos necesarios para que los desleales paguen todos los costes que tenemos nosotros por cumplir todas las condiciones ambientales y laborales. Mientras no hagamos eso estaremos ante un chantaje permanente que terminará en un momento dado en deslocalización. Mientras nos entretenemos en medidas cosméticas o anestésicas centradas en ayudas y normas varias que mantienen a las personas en un malvivir en la miseria en lugar de crear riqueza.

 

Todo ello se deriva de que la UE no tiene política de Estado, por lo que es un polichinela en el teatro del Mundo. No vamos a entrar en la guerra de Ucrania, pero apuntamos que esta es solo un juego entre los intereses de USA y Rusia que terminará en un acuerdo. Y a la vez en nuestra ruina y satelización, tal como puede ver, cualquiera que se fije un poco.

 

Os recordamos lo que Aixa 'la Honrada' le dijo a su hijo Boabdil  'el Chico' al salir de Granada y mirarla él por última vez: ‘Llora como una mujer lo que no supiste defender como un hombre’. O también lo que dijo nuestro padre Marco Tulio Cicerón, reflexionad sobre ello, 'Cuanto más cerca está la caída de un Imperio, más locas son sus leyes'.

 

https://www.elcomercio.es/opinion/cronica-muerte-anunciada-20220726220336-nt.html